PALESTINOS EN JUEGOS OLÍMPICOS: UNA MICRODELEGACIÓN



Una microdelegación. Ese es el apelativo perfecto. Ocho palestinos en total, incluidos deportistas, entrenadores y representantes del Gobierno, todavía no podían creer que haber llegado a la cita olímpica de Pekín.
Y es que la representación palestina ha tenido que sortear todo tipo de obstáculos para salir de los territorios ocupados; ahora, además, suple su falta de preparación con un entusiasmo desbordante ante la gran cita del país asiático.
No obstante, de seguro ya han conseguido una victoria. La victoria moral.
"Claro que tengo miedo. Por eso rezo mientras corro", confieza Nader al Masri. "Esto es un sueño. No nos falta de nada. La comida, el alojamiento... Los chinos lo han preparado todo muy bien", revela por teléfono, desde Pekín y en perfecto inglés, Zakie Nasar, una de las nadadoras del equipo olímpico palestino.
Todos saben que estos días les toca disfrutar; saben, también, que pronto deberán regresar a su realidad. Realidad que no favorece precisamente la preparación de los deportistas. En los territorios palestinos, la competición deportiva, como casi todo lo demás, es víctima del conflicto con los israelíes. Si no, que se lo pregunten a Nader al Masri, de 28 años y el veterano del equipo, que correrá los 5.000 metros. Al Masri se entrena en medio del fuego cruzado que mantienen casi a diario israelíes y palestinos en Beit Hanoun, en la franja de Gaza. Por eso señala: "Claro que tengo miedo de las balas. Por eso rezo mientras corro. Para que todo me vaya bien". Al Masri ha superado además los escollos burocráticos, potenciados por los vicios y miserias de la ocupación. Y es que ha tardado año y medio en conseguir un permiso para poder salir de la franja de Gaza, sellada por los israelíes y de la que sólo entran y salen periodistas, diplomáticos y trabajadores humanitarios. Al final y gracias en parte a una potente campaña mediática, Al Masri ha conseguido salir de Gaza para estar en la Villa Olímpica junto al resto de atletas.
Nasar, nadadora, no ha tenido tantos problemas para salir de los territorios ocupados, pero la burocracia le ha obligado a entrenarse en una piscina de 12 metros de largo cuando las olímpicas son, por ventaja, de 50. Estudiante en Yenín, a Nasar las autoridades israelíes no le han dado permiso para desplazarse a entrenarse a la piscina de Nazareth y ha tenido que conformarse con nadar vuelta y vuelta, hasta el mareo, por decir lo menos, en la de Belén, caracterizada por ser diminuta. A esto se añade que sólo entrena cuando consigue desplazarse hasta ella, es decir, una o dos veces al mes.
Junto a Nasar nadará también Hamza Abdu, una joven promesa de Jerusalén, al que la falta de presupuesto le impide dar el salto hasta la cercana piscina olímpica del Oeste de la ciudad para entrenarse en mejores condiciones.
La joven esprinter Ghadeer Ghuruf completa el elenco de los deportistas palestinos presentes en Pekín.
Para los cuatro es la primera participación en unos Juegos. Pero con la de Pekín son ya cuatro las citas olímpicas en las que se ha izado la bandera Palestina. Conscientes de su falta de preparación, no aspiran a ganar ninguna medalla olímpica; aun así, les llena de orgullo poder representar a los suyos en el mayor acontecimiento deportivo del mundo. Sin duda alguna, ya ganaron. Ganaron mucho antes de salir de su país.
Posted on 10:49 by Musa Ammar Majad and filed under , , | 0 Comments »

NO A LA DEMOLICIÖN DE CASAS PALESTINAS


Posted on 14:02 by Musa Ammar Majad and filed under , , | 0 Comments »

PORTADA DE "PLATERO Y YO"... TRADUCCIÓN DE DRISS JEBROUNI


Posted on 13:53 by Musa Ammar Majad and filed under , , , , | 0 Comments »

INAUGURACIÓN JUEGOS OLÍMPICOS BEIJING 2008







Posted on 13:30 by Musa Ammar Majad and filed under , , | 0 Comments »

NADIE HACE TURISMO EN PALESTINA




“Aquí nadie viene a hacer turismo”Con mucha ilusión llegó al aeropuerto de Ben Gurión (Tel Aviv) la Brigada de Cooperantes procedentes de la Península Ibérica. 17 personas que portaban la esperanza de contribuir con su esfuerzo a reparar la injusticia que supone la política de demoliciones de casas palestinas ejercida por las autoridades israelíes.Entre sonrisas, sueño y cansancio de todo un día de viaje bajamos la escalerilla del Airbús para encontrarnos la triste realidad de una sociedad militarizada por el neurótico régimen sionista. Un judío austriaco de cerebro privilegiado, apellidado Freud para más señas, hubiera escrito escandalizado toneladas de hojas sobre la actual paranoia israelí y quizás se hubiera quedado corto.A pie de escalera y a modo de presentación y quizás de advertencia, cuatro o cinco seguratas se entretenían disparando preguntas en inglés al pasaje medio dormido, separando a grupos y reteniendo a gente.De pronto nos damos cuenta que el bus sale y un chico de nuestro grupo queda en tierra retenido. Su crimen: ser diferente, llevar el pelo demasiado largo.Tras media hora de espera nos lo encontramos a la puerta del control de pasaportes sin que nadie nos haya dado la más mínima explicación.Abordamos la siguiente prueba: el control de pasaportes. Azahara no podía imaginarse un recibimiento como el que ha experimentado. Era la primera vez que pisaba tierra palestina, la tierra de sus ancestros, pero le tocó sufrir la paranoia de la seguridad israelí. Seis horas de retención en las barreras de seguridad del aeropuerto, cinco interrogatorios continuos, presiones psicológicas, humillaciones, amenazas… Y todo por llevar unos apellidos árabes, ese es su crimen.
“Si encontramos que tienes familia aquí, ¡te echo!”Si algún ciudadano israelí hubiera sido tratado por la policía española sólo con la mitad de la mala leche con que han tratado a esta chica de sólo 23 años con seguridad se habría hablado de antisemitismo.Se le han realizado preguntas que nada tienen que ver con la seguridad de un aeropuerto ni de una aduana: el teléfono privado (¿van a interceptar sus llamadas?), el e-mail (¿van a vigilar sus correos?), su implicación política en España (pero, en qué quedamos, ¿no están hartos de decirnos que Israel es la única democracia de Oriente Próximo?),…“Este es mi país y yo soy el que decido si te quedas o te vas. Si encontramos que tienes familia aquí, ¡te echo! ¿Turismo? Aquí nadie viene a hacer turismo”, gritaba. La frase resume muy bien la psicología del psicópata que avergonzado de sus crímenes sólo ve enemigos por todas partes.El objetivo de todo este martirio psicológico es provocar en la persona retenida el miedo, la angustia, el temor de volver a Israel. Lo que buscan, en definitiva, es intimidar al voluntariado. No creen en una paz justa porque su régimen sionista está basado en la limpieza étnica, en el genocidio, en el fraude, en el robo… Odian que se les nombre a Palestina porque su misión es borrarla del mapa político, de las conciencias y hasta de la memoria. Más no lo conseguirán. Mientras que haya jóvenes como Azahara que no se rindan ante la barbarie y caminen por la senda de la justicia, P A L E S T I N A seguirá viva.


Publié par Maru à l'adresse
Posted on 13:26 by Musa Ammar Majad and filed under , , | 1 Comments »